5.08.2011

It continues being mine.

No dejaba de mover el cuello, mientras Nasir no dejaba de recordarme que el mundo era mío. Y esto había sido todo, las colillas acumuladas y las cuatro paredes que ya ni sirven como refugio.

Ahí afuera estaban las calles y el barrio. Seguía todo ahí. Decadente y dramático. Y yo me ocultaba tras la capucha, esperando salir de allí antes de que todo aquello muriera por completo. Recordaba aquello que alguien me dijo, aquello de que andamos permanentemente buscando el cambio, un cambio más que lo trastoque todo un poco. Y cómo no esperar un cambio entre todo este humo, entre todos estos bloques que recuerdan a panteones, cómo no esperar un cambio en medio de esta espera agonizante, en medio de esta rutina inagotable, en medio de esta ciudad que no deja de dar vueltas sobre sí misma, sin mayor pretensión que la de acabar vomitando un poco más de mierda y sangre.

El mundo seguía siendo mío, y yo sin saber muy bien qué hacer con él. Únicamente necesitaba un respiro, una huida, un cambio. Siempre el cambio, como el círculo. Pero vosotros no podéis entenderlo. Y quizá todos tengamos ruinas, pero eso no es consuelo ni excusa.
El mundo sigue siendo mío, y hoy casi ni lo quiero. Soy como el protagonista sin nombre de aquel libro que casi nadie ha comprendido, odiando los desechos que los antepasados habían dejado, y no teniendo ninguna gana de arreglarlo. Necesito exhalar una vez más, y algún billete que no sirva sólo para comprar un trozo de comida adulterada, y un camino que no me devuelva a donde siempre, allí donde la rutina deshace y mata el tiempo.
No podéis entenderlo. Y ni siquiera debéis pretenderlo. Cada uno con su ruina, y mi padre ya lo decía: cada perro se lame su cipote. Y el mundo no es mejor que ayer, pero tampoco peor que mañana. Y, a pesar de todo, no olvido que sigue siendo mío.
Quizá no dentro de mucho lo logre, mientras esta ciudad da su último suspiro, y yo respiro aire limpio por primera vez, consciente de haberlo conseguido, mientras me digo a mí mismo como B.B. King: I won't be back no more.



3 comentarios:

  1. "sigo siendo aquel al que nunca conociste"
    uao... te sigo:)

    ResponderEliminar
  2. El mundo sigue siendo mío, y hoy casi ni lo quiero.

    Muy destacable

    ResponderEliminar
  3. Siempre me gustó cómo escribías.
    :)

    ResponderEliminar